<%@ Language=VBScript %> ETAPA 4

EL CHALTEN

El Chaltén es la Capital Nacional del Trekking, se encuentra en el Parque Nacional “Los Glaciares” y fue fundado el 12 de octubre de 1985.

En la zona uno se cruza con turistas, trekkers y escaladores de prácticamente todos los continentes.

Posee numerosos senderos, de baja o media dificultad que nos acercan a los cordones del Fitz y del Torre y a las lagunas y glaciares que de ellos descienden.

El clima es muy cambiante y es cuestión de tener suerte.

Estuvimos cuatro días en la zona, alojándonos en las Cabañas Austral. Recomiendo ampliamente estas cabañas por su comodidad, precio y atención y prueba de ello es que volvimos en el 2001 y 2002.

 En la zona del Fitz hicimos las caminatas a la Laguna Capri, Campamento Poincenot (trekkers), Campamento Río Blanco (escaladores) y Laguna de los 3 (que exige mayor esfuerzo físico), siempre volviendo en el día al pueblo.

LAGUNA DE LOS 3 SATELITAL.jpg (89223 bytes)

FITZ ROY.jpg (48768 bytes)

LAGUNA DE LOS 3 FITZ ROY Y AGUJA POINCENOT

POINCENOT AMANECER.jpg (53581 bytes)

POINCENOT.jpg (70657 bytes)

POINCENOT A LA SALIDA DEL SOL POINCENOT

FITZ ROY AMANECER 02.jpg (51141 bytes)

FITZ ROY CIMA.jpg (56006 bytes)

FITZ ROY A LA SALIDA DEL SOL CIMA DEL FITZ ROY

AGUJA.jpg (72084 bytes)

CERRO SOLO AMANECER.jpg (65923 bytes)

 

CERRO SOLO (TORTA DE CREMA)

En la zona del Torre fuimos a la Laguna Torre y pudimos ver el cerro solamente desde la mitad hacia abajo. En las orillas de la laguna había hielo flotante que se había desprendido del frente del Glaciar y la habia cruzado.

LAGUNA TORRE.jpg (73520 bytes)

LAGUNA TORRE HIELO DESPRENDIDO DEL GLACIAR

Dediqué un buen rato a desplegar una imagen del cordón del Torre y agujas escuderas (Egger, Standard, Mocho y otras) y del cordón de las Adelas intentando reconocerlas. También intenté reconocer, con la ayuda de binoculares, más o menos las zonas por donde se encontraban las rutas de escalada conforme esquema que había encontrado en la publicación mensual gratuita “Al Borde”.

La vista del Torre con los glaciares que dan originan la Laguna perdurará por siempre en mi retina.

A pocos metros de la laguna está el campamento “Bridwell” (averiguar si actualmente no tiene otro nombre).

 Los senderos nombrados hacia el Fitz o hacia el Torre son accesibles para una persona de estado físico normal, inclusive ideales para recorrer en familia. En nuestro caso los chicos tenían 9 y 12 años respectivamente.

Con una mochila liviana para el grupo es suficiente y el agua puede obtenerse de los arroyos y lagunas sin problemas.

No olvidar protector solar, lentes, abrigo e impermeable porque el tiempo cambia repentinamente.

 Un opción interesante es acampar en alguno de los campamentos habilitados. En Laguna Capri, Poincenot y Laguna Torre existen campings agrestes. En estos campamentos no hay servicios y está prohibido encender fuego, por lo cual es imprescindible contar con el equipo de camping adecuado. En Piedra del Fraile el camping es organizado, con posibilidad de comprar provisiones e incluso encargar algunas comidas.

 La ventaja de acampar es que permite disponer de más tiempo para dedicarle al circuito y, disfrutar si el tiempo lo permite, de dos momentos mágicos: salida del sol y atardecer.

FITZ ROY AMANECER.jpg (44469 bytes)

CHALTEN 01.jpg (106452 bytes)

BAÑO DE FUEGO

EL CHALTEN 

 A 5 km del pueblo saliendo hacia el norte, rumbo a Lago del Desierto, está el Chorrillo del Salto, una hermosa cascada que estimo tendrá más de 15 mts de altura y que merece una visita. Tiene área para picnic y se puede en vehículo o caminando, sin dificultad ya que el terreno no posee pendientes.

CHORRILLO 01.jpg (68013 bytes)

CHORRILLO 02.jpg (91510 bytes)

CHORRILLO DEL SALTO

Chorrillo del Salto. Sobre el tronco, mi hijo Javier contempla la cascada desde una posición privilegiada

 Continuando por la ruta de ripio durante 32 km más y luego de recorrer bosques y cruzar varios ríos y numerosos arroyos se arriba a la punta sur del Lago.

En las guías turísticas figuraba que existía un servicio de lanchas que unía la punta sur con la punta norte. Entre el 2000 y 2002 el servicio no funcionó pero conforme me manifestó en estos días una persona conocida de la zona, nuevamente está habilitado el servicio.

 A la punta norte también puede llegarse a caballo o mediante un trekking de aproximadamente 15 km cuyo sendero comienza cruzando el río de Las Vueltas que nace en la punta sur. El sendero corre de sur a norte paralelo al lago.

PUENTE RIO VUELTAS.jpg (112976 bytes)

RICANOR.jpg (34123 bytes)

PUENTE RIO DE LAS VUELTAS (Punta sur Lago del Desierto) CAMPING ESTANCIA RICANOR

El Río de Las Vueltas baja hacia El Chaltén, junto a la ruta, y a la entrada del pueblo se une con el río Fitz Roy que nace en la laguna Torre. Con buen tiempo desde la punta norte, que visité en el verano del 2002, puede obtenerse una vista sensacional del Lago y, a los lejos, de la cara norte del Fitz (no visible desde el pueblo).

En la punta sur existe un camping organizado y a una hora aproximadamente de caminata se llega al Glaciar Huemul con la laguna homónima a sus pies.

CARPINTERO.jpg (61984 bytes)

LAGUNA HUEMUL 01.jpg (96902 bytes)

PÁJARO CARPINTERO

LAGUNA HUEMUL

Se tienen vistas hermosas del Cordón Vespignani hacia un lado y del valle del Río de Las Vueltas hacia el otro.

Cuadro de texto: Mi esposa e hijos en Laguna Huemul
Regresando del Lago del Desierto decidimos hacer camping en la Estancia “Ricanor”. Desde allí se ve la cima del Fitz y recuerdo que estuve más o menos 2 horas sentado mirando hacia arriba como las nubes danzaban alrededor de ese pico majestuoso.

De vuelta en El Chaltén, habiendo dejado varios senderos en el tintero y teniendo en cuenta que estaba cambiando el tiempo, cambio de luna que le dicen, decidimos rumbear para conocer el Parque Nacional Torres del Paine, en Chile.

Había visto fotografías del Parque y había leído sobre el mismo en la guía Turistel.

Preguntando en El Chaltén a la gente que conocía dicho Parque, todos coincidían en afirmar que tiene un clima malísimo y que algunos habitantes del pueblo que habían ido en varias oportunidades no habían podido ver nada más que nubes.

Cuando partimos del pueblo, bajo un sol radiante, decidimos parar en el mirador. Estaba despejado, sin nubes y se veía la cordillera al completo. El cerro Torre, que ya insinuaba convertirse en obsesión, se mostraba en todo su esplendor.

CHALTEN EL DIA DE LA PARTIDA - ESTUVIMOS A PUNTO DE VOLVER

Luego de unos minutos de duda respecto a si volver a El Chaltén para hacer otra vez la caminata al Torre o seguir viaje, decidimos continuar.

No fue la única decisión que tuvimos que tomar ya que mi esposa tenía menos días de vacaciones y los tiempos no daban para visitar el Paine y volver en auto a Buenos Aires.

Era época de vuelos más económicos, asi que decidimos que en El Calafate reservaríamos pasajes vía aérea en banda negativa para mi esposa e hijo menor para el tramo Gallegos – Baires.

Mi otro hijo y yo volveríamos con el Kangoo.

Cuando retomamos la ruta, viajando a más o menos 40 km/h, nos adelantó una camioneta de turismo, sin pasajeros y que estimo iba a más de 80 km/h. Nos tapó de polvo y ahí nomás, un golpe casi me saca las manos del volante, llegando a recorrer muy pocos metros antes que la rueda delantera derecha quede en llanta.

Había atropellado una piedra bola bastante grande y se había torcido la llanta de aleación.

Con total seguridad dije: “descargamos un poco, agarro la rueda de auxilio del baúl y listo”

La rueda de auxilio que debería estar en el el baúl, estaba en casa. Me la había olvidado y la que tenía abajo, si bien entraba, no era de las originales. Estaba bastante mala ya que la había puesto por si en la gran ciudad los cacos intentaban robarla.

Un momento de duda y nerviosismo y a intentar arreglar la llanta original. Si con un golpe fuerte se dobló en un sentido, tal vez con otros golpes en sentido opuesto vuelva a una posición aproximada a la original y no pierda aire. No pidamos que también quede alineada.

Utilizando la parte de martillo del hacha, la enderecé como pude y como estaba a 10 km de El Chaltén volvimos. Le corté la siesta al gomero y le pedí si podía golpearla con la maza forrada con goma que él tenía. Me dijo que no valía la pena y que no creía que en El Calafate consiguiera llanta de la medida.

Le dimos una presión de 45 libras y como no perdía aires la bajamos a 35, que es lo que suelo usar en el ripio. Así continuamos viaje.

Cada vez me animaba a correr un poco más y los síntomas de desbalanceo no aparecían y no aparecieron nunca durante el siguiente año.

O el Kangoo es inmune a los desbalanceos, o soy un genio utilizando el hacha o tuve demasiada suerte.

Permitanme hacer un breve comentario respecto a la presión de aire en las ruedas para viajar por los caminos de ripio. Siempre vamos muy cargados y desde hace muchos años adopté el criterio de utilizar mucha presión.

El auto pierde adherencia pero las piedras no “penetran” tanto. Tal vez sea buena fortuna, pero en ningún viaje por el ripio pinché un neumático.

Eso sí, cada vez tengo que poner el stéreo a un volumen mayor para tapar los ruídos de carrocería.

Llegamos a El Calafate, hicimos la reserva de pasajes aéreos y por las dudas que quisiéramos permanecer en Chile con mi hijo, fuímos a la Oficina del Juez de Paz para que mi esposa firme la autorización que me permitía salir del país con un menor.

Recuperamos nuestro trailer y emprendimos el regreso hasta Esperanza.

De llanta nueva ni hablar, ya que la medida del Kangoo no existía por aquellos lares.

Arribamos a Esperanza, donde confié la custodia del acopladito a la policía local. Cargados de provisiones, rumbeamos para Tapi Aike donde paramos a cargar combustible.

Mientras tomábamos algo en la estación de servicio, arribó un minibús que venía del Paine con turistas italianos. Me distraje un poco escuchando en sus conversaciones como los sorprendían las grandes extensiones de meseta patagónica, sin gente ni construcciones a la vista.

Continuamos viaje por un caminio de ripio, en algunos tramos bastante poceado, hasta llegar al Paso Internacional “Río Don Guillermo”  (Cancha Carrera), a más o menos 40 km al norte de Río Turbio.

Estaban asfaltando la ruta a partir de Esperanza y desconozco su estado actual.

 Luego de los trámites migratorios y aduaneros de rigor en dependencias de la Gendarmería Nacional, cruzamos el límite y llegamos al primer pueblo chileno, llamado “Cerro Castillo”.

NANDUES.jpg (104996 bytes)

ZORRITO.jpg (114194 bytes)

ÑANDÚES EN ZONA DE CERRO CASTILLO

EN LA CIUDAD SERIA UN PERRO, EN TORRES DEL PAINE ES UN ZORRO

Charlando con la señora que atendía el bar, nos comentó que había llovido 8 días seguidos y que recién ese día había salido el sol.

En el mirador habíamos tomado una decisión acertada, ya que estábamos seguros que a El Chaltén íbamos a volver en otro año porque  sentíamos que “ya estábamos marcados” por ese paisaje imponente, por EL LUGAR como le dicen muchos.

 Recorrimos los km de ripio que nos faltaban para llegar una de las puertas de entrada al Parque Nacional Torres del Paine, la Portería “Laguna Amarga”, donde abonamos la entrada, compramos algunos comestibles y solicitamos información sobre alojamiento y lugares a visitar.

 

Atrás ] Principal ] Arriba ] Siguiente ]