<%@ Language=VBScript %> ETAPA 3

 EL CALAFATE - LAGO ROCA - EL CHALTEN

 

Dejamos el trailer en la ciudad ya que no quería llevarlo por caminos de ripio y partimos para realizar varias visitas al Glaciar Perito Moreno.

 No voy a describir en estos párrafos nada respecto a la belleza y grandiosidad del Glaciar.

Aquellos que lo conocen sabrán que con palabras o videos es imposible transmitir al lector o espectador las sensaciones que produce tenerlo ahí adelante y los que todavía no tuvieron la suerte de llegarse hasta allá o no se decidieron a hacerlo, lo comprenderán una vez que lo visiten.

 

 

Respecto a las excursiones en la vecindad del Glaciar, hicimos dos: la navegación por el frente del Glaciar (Canal de los Témpanos) y la caminata sobre él , conocida como “Minitrekking”.

La navegación dura aproximadamente una hora y posibilita tener una visión diferente a la que se obtiene desde las pasarelas. Basta comparar la altura del hielo respecto al tamaño de la lancha para tomar conciencia de la magnitudes que tiene “la masa de hielo viviente”. Era una excursión relativamente accesible en precio, aproximadamente 15 pesos (dólar 1:1), ampliamente justificados.

 

GLACIAR PERITO MORENO VISTO DESDE LA LANCHA

TEMPANO EN ZONA DEL GLACIAR

 

Respecto al Minitrekking, dudé en realizarlo ya que sentía “cargo de conciencia” por pisar la masa de blanco inmaculado. No recuerdo cuándo ni cómo me convencí que no cometía un sacrilegio y nos embarcamos por el Brazo Rico, navegando frente al Glaciar, del lado que no está frente a las pasarelas. Después de unos minutos se desembarca y se camina por el bosque con vista al Glaciar para llegar a un punto donde, con la asistencia de los guías, nos colocamos los grampones y recibimos una muy buena explicación respecto a como se formaron los glaciares y como siguen alimentándose y moviéndose milenio tras milenio.

Los grampones son imprescindibles para caminar sobre el hielo y se colocan sobre el calzado habitual (zapatillas o botas). Resultan también imprescindibles los anteojos con protección UV y los guantes, ya que el hielo puede cortar si uno se cae.

 

VISTA DEL CANAL DE LOS TEMPANOS DESDE ARRIBA DEL GLACIAR

LA SUPERFICIE DEL GLACIAR

La caminata duró más tiempo del que imaginaba y es sencillamente “inolvidable”. Se siente la “vida” del glaciar a través de sus crujidos, de sus grietas que se ven de un azul inexplicable y de los cursos de agua que discurren por su interior.

El costo en el 2000 era de 65 pesos o dólares, también ampliamente justificados.

 

TRANSPARENCIA

LA FAMILIA AL COMPLETO

 

Respecto a la excursión con navegación de día completo al Glaciar Upsala y Bahía Onelli, no la hicimos en esta oportunidad. Junto a mi esposa la habíamos hecho en 1985 y aunque su costo es más elevado (en el 2000 era de 135 pesos aproximadamente), se recomienda efectuarla si el presupuesto familiar lo permite. El catamarán navega el Lago Argentino desde Puerto Bandera hasta el frente del Upsala, deteniéndone frente a enormes témpanos que flotan a la deriva y que en un día de sol mutan su color cambiando del blanco puro a variados tonos de azul.

Según el recorrido programado, al regreso, el catamarán se detiene, se desembarca y se recorre a pie la bahía Onelli y el Canal de los Témpanos.

 

Existe otra excursión, organizada por la Estancia “Cristina”, muy requerida y para la cual se debe reservar lugar con antelación. La Cristina está ubicada en terreno vecino al Upsala.

En barco propio, parte de Puerto Bandera y cruza el Lago Argentino,  navega frente al Upsala y luego desembarca en la Estancia. Por tierra (en Unimog, caballo o a pie) se transita por terrenos propios para acercarse al glaciar y obtener vistas desde arriba y a menor distancia que desde la lancha.

Quise efectuarla cuando visité El Calafate por motivos laborales pero no conseguí lugar ya que las reservas estaban tomadas desde varios días antes.

 

Fuimos a conocer el Lago Roca, a 45 km de El Calafate.

En sus orillas se encuentra el Camping “Lago Roca”, que también visitamos en el 2001, con instalaciones, paisaje y atención que conforme los acampantes, lo ubican entre los mejores del país.

Recomendable además para los pescadores, deporte que todavía no practico.

 

PANORAMICA DE LA ZONA DEL LAGO ROCA (Al fondo a la derecha la mancha blanca corresponde al Glaciar Perito Moreno )

 

En sus inmediaciones existen pinturas rupestres de fácil acceso.

Casi paralelo al lago Roca se encuentra el cordón de Los Cristales (2000 mts de altura s.n.m), que alguna vez subiremos porque dicen que tiene una vista impresionante : para un lado se ve el Lago Argentino, el Lago Roca y el Glaciar a lo lejos y para el lado chileno se ve el Parque Nacional Torres del Paine.

 

Cerca del camping y sobre el final del camino se encuentra la Estancia “Nibepo Aike” que brinda servicios turísticos entre los que se incluyen alojamiento, trekking y cabalgatas al Lago Frías y Glaciar homónimo.  Los administradores del camping me hablaron maravillas de la zona del Frías así que ya estamos soñando con hacer algún día un trekking de 2 o 3 días para visitarlo. Sé que por temporada llegaban más o menos 30 personas a hasta esa zona.

 

Vueltos a El Calafate, repusimos energía, seguimos sacando provisiones de nuestro trailer y enfilamos hacia El Chaltén. Nos esperaba el Fitz Roy (Chaltén para los tehuelches = montaña que humea) e íbamos a su encuentro.

 

Se sale de El Calafate retornando hacia Río Gallegos por la ruta de asfalto hasta encontrar a la izquierda el desvío de la RN 40 que se toma rumbo Norte durante más o menos 90 km. Recorridos unos pocos kilómetros se cruza el río Santa Cruz por el puente “Charles Fuhr”.

 

Luego la RN 40 corre paralela al río “La Leona”, muy caudaloso,  que viene bajando desde el Lago Viedma y desemboca en el Lago Argentino.

Poco antes de llegar a la zona del Lago Viedma y antes de cruzar el  Río La Leona existe el parador del mismo nombre. Es un antiguo hotel, donde tomamos un café y nos entretuvimos jugando a una especie de sortija llamado “Juego de la Argolla”.

 

   

Sobre una pared lateral se encuentra colocado un gancho y desde el centro del techo pende una soga que posee en argolla en su extremo, la cual debe embocarse en el gancho precitado. Parece fácil pero tiene su técnica.

Debajo del gancho existen hojas donde los viajeros que logran embocar la argolla dejan su testimonio.

Como era de suponer y máxime considerando la competitividad propia de los chicos, nos pasamos un buen rato entre desafío y desafío.

 

El paraje se llama “La Leona” porque en la zona una hembra de puma atacó al Perito Francisco Pascasio Moreno, uno de nuestros próceres olvidados, cuando se echó a descansar. Está en terrenos de la Estancia homónima.

El programa de TV “En el camino” dedicó una emisión a este lugar donde tres mujeres quedaron a cargo de la estancia.

 

De nuevo en la ruta, cruzamos río por un puente de material y bordeando el lado Viedma avanzamos unos kilómetros rumbo noreste hasta empalmar la RP 23 que nos llevaría hacia El Chaltén.

La RP 23 es ripiada y estaba en bastante mal estado.

En el trayecto se pasa frente a los cascos de varias estancias que están sobre las costas del Viedma : San Agustín, San Lorenzo, San José entre otras.

 

Una estancia cuyo casco se encuentra a la derecha del camino se llama “Punta del Lago” y perteneció a Casimiro Ferrari.

 

El programa de televisión citado más arriba también le dedicó un capítulo.

Este señor, extraordinario escalador italiano del famoso grupo “I Ragni del Lecco” (Las arañas del Lecco) fue el jefe de la expedición que logró conquistar el Cerro Torre, con su característico hongo de hielo incluído, en el año 1974.

 

 

VISTA DE LA CIMA DEL CERRO TORRE CON SU CARACTERISTICO HONGO

La altura aproximada del hongo de hielo es de 80 mts ya la foto fue tomada desde la Laguna Torre con Zoom de 300 mm y duplicador focal.

Se recomienda consultar literatura sobre la polémica desatada acerca de la conquista del mencionado cerro.

Los nombres de Toni Egger, Césare Maestri con su obsesión y su compresor, Casimiro Ferrari y muchos más darán una idea de la dificultad que este cerro emblemático de la zona despertó entre los escaladores de élite.

En la zona se vende el libro “Pared Ovest” (Pared Oeste), escrito en italiano y autografiado por Ferrari.

Si se tiene la suerte de contar con buen tiempo en la zona de El Chaltén, la vista de la cordillera al frente es sencillamente IMPRESIONANTE. La vista de los cerros, sumada a la existencia de piedras sueltas obliga a recorrer el camino lentamente. Cuesta contener el deseo irrefrenable de parar cada 100 metros para sacar alguna foto o filmar.

La mole del Fitz, inconfundible por su altura y forma, puede reconocerse a más de 60 km de distancia y cuando faltan pocos km para llegar, la vista del pueblo a sus pies es sobrecogedora.

 

 Había leído previamente historias sobre las primeras ascensiones a algunos cerros, principalmente al Fitz y al Torre (considerada uno de los picos más difíciles del mundo) y cuando uno se encuentra delante de ellos y aunque no se conozca de escalada, como es mi caso, enseguida empieza a tratar de descubrir cuáles serán las motivaciones que mueven a un hombre para intentar tamaña empresa.

 

 

VISTA DE EL CHALTEN CUANDO LLEGAMOS

 .. Y CUANDO PARTIMOS

 

Desde el pueblo se ve el Fitz inmenso, ahí nomás a poca distancia y en línea recta.

Hacía 23 días que no se veía la cima del Torre y la tarde en que llegamos pudimos verla a la distancia durante unos 2 o 3 minutos para no verla más hasta el día que partimos. El Fitz es más fácil de ver y además de ser más alto se encuentra más cerca.

 

Nosotros llegamos durante la tarde cuando el sol está de frente, estimando que la hora ideal para arribar sería por la mañana cuando el sol está a nuestras espaldas e ilumina las montañas.

 

Atrás ] Principal ] Arriba ] Siguiente ]