TORRES DEL PAINE

 

 

A diferencia del Parque Los Glaciares que salvo el tramo hasta Lago del Desierto, debe recorrerse a pie, en el Paine puede utilizarse el vehículo para recorrerlo en gran parte. 

La primera noche la hicimos en el camping “Las Torres”, a 7 km de la portería de acceso al Parque, colmado de turistas y semejando un camping de la costa atlántica, pero en este caso cosmopolita.

El camping cuenta con restaurante y la posibilidad de pernoctar en dormitorios (hombres y mujeres por separado), con mejores sanitarios que los utilizados por los acampantes.

 En nuestro caso plantamos la carpa, encendimos el fuego con leña (incluída en el costo de todos los campings del Parque) y disfrutamos de una cena bajo las estrellas.

Cuadro de texto: Lago Nordenskjold, Cuernos y Cerro Paine Grande
Del camping parte un sendero que lleva hasta las famosas Torres del Paine y la laguna que está en su base, que todavía hoy lamentamos no haber realizado, máxime con la meteorología estupenda de la cual gozamos. Ya habíamos caminado bastante en El Chaltén y los chicos estaban cansados.

Al día siguiente y habiendo desechado la caminata a las Torres, empezamos a recorrer el Parque.

Nos llamó la atención la cantidad de vehículos particulares y de turismo que recorren el circuito y notamos que en muchos lugares no se prestaba demasiada atención a la conservación del entorno. Operadores de algunos de los campings, acortaban camino viajando a campo traviesa con sus motos de cross.

Saliendo del camping “Las Torres”, se transita por la lengua de tierra que separa a los lagos “Sarmiento” y “Nordenskjold”.

Se obtienen impresionantes vistas del Macizo del Paine, destacándose el cerro “Almirante Nieto”, los Cuernos del Paine y el cerro “Paine Grande”.

Cerro Paine Grande, Cuernos y Lago Nordenskjold

A lo largo del camino se encuentran numerosas manadas de guanacos con sus chulengos (crías).

A la distancia se destaca un laguna con gran cantidad de flamencos rosados.

El camino se acerca al Lago Pehoé, de extraordinaria belleza, cuya imagen se ha convertido en postal referencial del Parque en toda guía de turismo.

Un corto desvío lleva hasta el Refugio Pudeto, del cual zarpan las lanchas que cruzan el lago Pehoé hasta el Regufio Pehoé, ubicado en la orilla de enfrente y del cual parten caminatas que se internan en el macizo.

Desde el Refugio Pudeto sale un corto sendero que nos permite llegar hasta el Salto Grande, que es una cascada sobre el río Paine.

 

CERRO PAINE GRANDE.jpg (78125 bytes)

CUERNOS.JPG (77427 bytes)

 

RIO PAINE Y CERRO PAINE GRANDE

Cerro Paine Grande, Cuernos y Cerro Almirante Nieto (Izq a Der)

 

Se camina un poco más y se llega hasta el mirador del Lago Nordenskjold.

La vista de este lago con los Cuernos detrás nunca se borrará de mis retinas.

Volviendo al camino principal, se comienza a bordear el Lago Pehoé con rumbo sur. Sobre el lago, en una isla pequeña cercana a la costa, existe una Hostería y restaurante de lujo al cual se accede caminando sobre pasarela de madera.

Las aguas del Pehoé son de color calipso.

Estimo que actualmente, con un dólar cotizado a casi 3 pesos, los precios del alojamiento y de la comida deben ser muy altos.

Dos km más adelante está el camping Pehoé, organizado y con vista al lago y a los Cuernos.

Llegamos al camping después de mediodía y conforme sugerencia del encargado, plantamos al carpa antes de seguir paseando. Elegimos un inmejorable lugar sobre la costa.

Pernoctamos allí dos noches.

El camping, además de sanitarios, tiene fogones y proveduría y en el precio de la estadía está incluída una cantidad más que suficiente de leña de excelente calidad.

Una vez armada la carpa, seguimos viaje y fuimos a visitar otro salto sobre el río Paine, llamado Salto Chico. Allí se construyó un hotel 5 estrellas de la cadena Explora.

Entramos a la recepción para consultar, por simple curiosidad, las tarifas que se manejaban.

Mientras observábamos a un contingente de turistas ingleses que se ajustaban las botas de montar, dispuestos a realizar un excursión, recibimos una detallada explicación sobre las comodidades y servicios que brinda el hotel. Huímos despavoridos cuando nos dijeron que costaba 300 dólares (1 a 1) por noche. La señorita gentilmente aclaró que incluía el desayuno.

En busca de un reparador descanso, volvimos atrás unos pocos kilómetros hasta el camping del lago Pehoé, donde nos esperaba nuestra carpa armada.

Sobre el camping existen lomadas que permiten observar el lago desde otra perspectiva. Un poco de gimnasia y a disfrutar de un atardecer mágico.

LAGO PEHOE (desde la carpa)

Al día siguiente, cuando abrimos la puerta de la carpa, nos encontramos cara a cara con el paraíso.

El sol comenzaba de a poco a iluminar los Cuernos. La temperatura era bastante alta, por lo cual disfrutamos de un desayuno tranquilo, sin viento y al aire libre.

Dejamos el campamento montado, seguimos rumbo Sur y luego de haber recorrido 40 km desde la Portería de Laguna Amarga, llegamos a la Sede Administrativa y de Información Ambiental (CONAF).  Allí el visitante puede informarse respecto a las características de la orografía, flora, fauna y demás aspectos relacionados al Parque. Se proyectan audiovisuales.

Desde la Sede Administrativa, sale un camino que luego de 18 km, llega hasta la Hosteria Lago Grey, con restaurante y cabañas.

La guía Turistel que habíamos comprado unos años antes cuando recorrimos la Carretera Austral, dice que existe un servicio de trimarán que atraviesa el lago Grey y lleva hasta el glaciar del mismo nombre. Este glaciar desciende del Campo de Hielo Sur y tiene 6 km de frente y 60 mts de altura.

En Chile, los Hielos Continentales son llamados Campos de Hielo Sur y Norte respectivamente.

Para nuestra sorpresa el lago estaba en franco retroceso y era tal la cantidad de témpanos desprendidos que la navegación solamente podía hacerse con gomones o kayacs. El famoso trimarán se lo veía anclado a la distancia.

Caminamos por donde se suponía debería haber lago, hasta llegar a los primeros témpanos. Cruzamos por delante de los mismos, hasta la otra orilla del lago y llegamos a la morrena, donde  arriban los témpanos que se desprenden del ventisquero. Imposible sacar una foto fea.

GREY1.JPG (84688 bytes)

GREY2.JPG (90324 bytes)

AL FONDO GLACIAR GREY LAGO GREY

Desandamos el camino hasta la Sede Administrativa y de allí hacia el norte hasta el camping.

Otro atardecer mágico, una cena al lado del fuego y a dormir.

Pensar que tres días antes había terminado una semana de lluvia continua.

Al día siguiente luego de desayunar, levantamos campamento y comenzamos a desandar el camino, viajando rumbo norte.

Sobrepasamos la puerta de acceso de Laguna Amarga, saliendo fuera del Parque y continuamos hacia el noreste, rumbo a la Laguna Azul. El camino por momentos sigue el recorrido del río Paine y pasa frente a otra cascada, llamada Cascada “Río Paine”.

Arribamos al camping organizado de la Laguna Azul, dede la cual se tiene una vista muy buena de la parte superior de las Torres.

Hasta mediodía, las laguna presentaba sus aguas totalmente calmas, a tal punto que sobre ellas se reflejaban las Torres.

LAGUNA AZUL (desde el camping). Al frente Cerro Almte Nieto y al fondo las Torres

Cerca de las 13 horas se veía venir una pequeña ola que acompañaba al viento del oeste que soplaba durante toda la tarde.

El camping es muy bueno, con mesas de madera, leña y posibilidad de comprar provisiones.

Despúes de almorzar, dos zorros juguetones llegaban hasta un metro o menos de distancia, dispuestos a comer las sobras de nuestro almuerzo.

Dormimos dos noches en ese camping, sin hacer caminatas y dedicándonos a tomar sol y disfrutar de paisaje.

Finalizada la visita al Paine, rumbeamos para la ciudad de Puerto Natales, arribando en horas de la tarde.

Atrás ] Principal ] Arriba ] Siguiente ]