PUERTO NATALES - RIO GALLEGOS - RIO GRANDE - USHUAIA

 

Luego de visitar los hoteles más importantes decidimos alojarnos en una cabaña con vista al Seno de Última Esperanza y a muy pocos km del casco urbano.

Como experiencia, regateando se obtienen descuentos muy importantes, aún en los hoteles 3 y 4 estrellas. No sé si todavía estará vigente, pero a los extranjeros que pagaban en dólares billetes, se les descontaba el IVA.

No tuvimos tiempo de hacer excursiones y solamente nos limitamos recorrer la ciudad, comprar algo de provisiones y disfrutar de un hermoso atardecer caminando por la Costanera mientras sacábamos  algunas fotos.

Cuadro de texto: Seno de Última Esperanza visto desde Puerto Natales
Desde Natales parten excursiones de navegación, con caminata incluída, a los ventisqueros Balmaceda y Serrano, en el Parque Nacional Monte Balmaceda.

VISTA DEL SENO DE ULTIMA ESPERANZA DESDE LA COSTANERA DE PUERTO NATALES

También por tierra se visita la Cueva del Milodón (30 mts de altura y 70 mts de profundidad) en la cual se encontraron en 1886 un trozo de piel en notable estado de conservación, además de huesos, pelos y excrementos pertenecientes a un animal prehistórico llamado milodón.

En la zona se han encontrado restos de asentamientos humanos con un antigüedad superior a los 12000 años.

Al día siguiente tomamos la ruta asfaltada que une Natales con Punta Arenas hasta el desvío al Paso Internacional “Casas Viejas” o “Laurita” por el cual reingresamos al país.

De paso visitamos el pueblo de “28 de noviembre” y dimos una vuelta por la ciudad de Río Turbio, siendo nuestra próximo destino, la comisaría de Esperanza donde recuperaríamos el trailer y seguiríamos hacia Río Gallegos.

El vuelo que tomarían mi esposa e hijo menor saldría al día siguiente por la mañana. Pensar que en tres horas estarían en Buenos Aires y nosotros tardaríamos tres días en volver.

Mientras devorábamos kilómetros de estepa patagónica, producto quien sabe de qué alucinación (descartar mal de altura e ingesta de bebidas alcohólicas), se me ocurrió pronunciar una frase que decía más o menos así : “¿ Y si después que salga avión, seguimos con el Kangoo para el Sur y visitamos Tierra del Fuego ?. Son esas pavadas que uno dice en los viajes como para motivar algún diálogo cuando el resto del pasaje anda con ganas de dormirse.

¡¡ Sorpresa total !! Mi esposa, sin dudarlo, respondió : “Aprovechen, si total a Uds les quedan días de vacaciones y además ya firmé la autorización”. Cabe acotar que en Ushuaia tendríamos resuelto el tema del alojamiento y la escapada sería “gasolera” en lo que hace a gastos. !!

Como el lector se imaginará, en lo que quedaba del viaje Esperanza – Gallegos, viajamos alborotados organizando la nueva etapa recién concebida.

Mi hijo mayor, futuro copiloto a partir del día siguiente, alternaba entre la alegría de conocer la Isla y el pensamiento de saber que cuanto más iba hacia el Sur, más tiempo sentado en el auto para el viaje de vuelta. Creo que en algún momento debe haber sentido envidia de su hermano que volvería en avión.

Llegamos a Gallegos, buscamos alojamiento para esa noche y desenganchamos el trailer que dejaríamos en predio de la Gendarmería hasta tanto regresemos de la Tierra del Fuego. Nos aseguramos de sacar todas las cosas necesarias para nuestro viaje.

Llegó el día de la “separación” familiar. En el Aeropuerto esperamos la partida del vuelo y luego nos dedicamos a tratar de conseguir una llanta nueva (resultó imposible).

Hicimos tiempo en la ciudad hasta que el avión arribó a Buenos Aires, ya que saliendo de Gallegos, nos quedábamos sin señal de celular.

Por suerte el vuelo fue muy bueno, con los “sacudones” frecuentes en las latitudes por las cuales se desarrolla y después de tres horas y pico recibimos la llamada que confirmaba ya estaban llegando a casa.

Almorzamos y cometiendo el error de no informarnos respecto a las mareas, tomamos la RN 3 hacia el Sur, arribando luego más o menos 70 km de ripio al Paso Internacional “Integración Austral” (Ex Monte Aymond)

Para transitar por tierra entre la parte continental de nuestro país y el territorio argentino en la Isla de Tierra del Fuego, se debe cruzar por territorio chileno, tanto en el continente como en la Isla y por eso es necesario firmar la autorización de salida del país con un menor.

Se deben cruzar dos Pasos Internacionales, que no tienen control integrado, o sea que son : cuatro Oficinas de Migraciones y cuatro oficinas de Aduana.

Mirando un mapa puede comprenderse el tema.

Los trámites en Integración Austral, lado argentino, fueron rápidos.

Luego de recorrer 800 mts se arriba a las oficinas del Paso del lado chileno. Nuestro arribo coincidió con el arribo de varios micros así que demoramos casi una hora y media.

Además de la aglomeración de viajeros, surgieron divergencias entre lo que figuraba en la lista de pasajeros de uno de los micros y las personas que verdaderamente viajaban, por lo cual los funcionarios responsables de la gestión migratoria se abocaron con exclusividad a resolver el problema. Por ende, nosotros esperamos.

A todo eso, eran más o menos las 16 hs cuando dejamos el control y avanzamos por la ruta que se dirige hacia Punta Arenas (este tramo tenía asfalto en media calzada) hasta el desvío que lleva al embarcadero de "Punta Delgada" que permite tomar uno de los transbordadores que cruza el Estrecho de Magallanes por el lugar llamado “Primera Angostura”.

Para ese entonces comenzó a llover torrencialmente.

Llegando al embarcadero ya divisamos la fila de vehículos que esperaban embarcar. Luego de un rato y viendo que la cola no avanzaba, preguntamos y ahí nos enteremos que había marea baja y que teníamos que esperar aproximadamente tres horas antes que se reanude el servicio.

En aquel entonces funcionaban dos transbordadores y el viaje duraba 20 minutos.

Aprovechamos para hacer una siesta en el auto y merendar en el restaurante que allí existe.

Siendo época de dólar uno a uno, los precios en Chile eran convenientes.

Varias veces había sentido el comentario que al momento de embarcar, se le daba prioridad a los vehículos chilenos, pero en este caso no fue así y subimos conforme riguroso orden de llegada.

Luego de cruzar el Estrecho, desembarcamos en Bahía Azul y continuamos viaje por territorio insular chileno.

En la zona cercana al área de embarque, llama la atención del viajero la presencia de carteles que advierten sobre la presencia de campos minados, resabio de la movilización de tropas de 1978.

CARTEL COLOCADO EN TERRITORIO CHILENO EN LA ZONA DEL EMBARCADERO DE BAHIA AZUL

La ruta es de ripio y ya se acercaba la noche.

Esta etapa que surgió de la nada el día anterior, no fue planificada convenientemente, ya que hubiera convenido partir de Gallegos al día siguiente por la mañana.

En la ruta, las camionetas 4x4 nos pasaban como si estuviéramos parados. Enseguida oscureció y lloviendo, con las nubes a la altura del capot del Kangoo, recorrimos un camino destruído por los baches.

Doy fé que el tren delantero del Kangoo se la banca.

En este tramo extrañaba a la media naranja, ya que mi copiloto lo primero que hizo fue dormirse y al momento de este viaje todavía no sabía cebar mate. Así, luchando contra el clima, el camino, el intenso tránsito de camiones y el sueño pasamos el pueblo de Cerro Sombrero, donde estuve a punto de parar para hacer noche.

No lo hice y decidí continuar hasta el Paso Internacional “San Sebastián” chileno y luego entrar a San Sebastián argentino, separados entre sí aproximadamente 15 km.

En el puesto chileno, al cual arribamos alrededor de las 22 hs, los trámites fueron ágiles ya que había muy poco tránsito.

Continuamos y llegamos al Centro de frontera de “San Sebastián” argentino donde dimos la entrada al país.

San Sebastián es muy chiquito, con Hotel del ACA, algunas casas de los funcionarios de las reparticiones oficiales que atienden en el centro de frontera, estación de servicio y escuela.

SAN SEBASTIAN (ARG) viniendo desde Río Grande 

 

Charlando en las oficinas del centro de frontera nos enteramos que habían asfaltado la ruta 3 entre San Sebastián y la ciudad de Río Grande y considerando que el sueño había desaparecido, decidimos hacer los 100 km que separan ambos puntos.

A pesar de la lluvia, y teniendo en cuenta que la ruta era nueva, estaba excelentemente marcada y había poco tránsito, demoraríamos un poco más de una hora.

Sin contratiempos, arribamos a Río Grande a la medianoche. Allí pernoctamos.

Por la mañana, bien descansados y sin apuro, recorrimos la ciudad.

Me sorprendió ver como creció la ciudad que había conocido en 1985 y no recordaba que tuviera tanto movimiento. Si bien la capital de la PTFAIAS (Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur) es Ushuaia, la ciudad de Río Grande tiene mayor cantidad de habitantes.

Demás está aclarar que intenté comprar la bendita llanta pero resultó imposible conseguirla. Hasta ahora no había tenido éxito en El Calafate, Río Gallegos ni Río Grande. Y ya les cuento el final, en Ushuaia tampoco.

Nuestro destino final era la ciudad más austral del mundo, a más o menos 300 km. Desde Río Grande al sur comienza la parte más linda del viaje en lo que ha bellezas naturales se refiere : Lago Fagnano, Tolhuin, Paso Garibaldi, Lago Escondido, Cerro Castor, los valles donde se realizan las actividades invernales, vistas del Canal de Beagle, etc, etc.

Una curiosidad : conforme dicen en la Isla, la ciudad de Ushuaia es la única ciudad argentina trasandina ya que en el Paso Garibaldi se cruza la cordillera, que por allá corre de Oeste a Este y no de norte a sur como en el resto de la frontera argentino-chilena.

Cerca del mediodía reiniciamos viaje. La primera parada sería en Tolhuin, donde probaríamos las famosas facturas de la panadería local, visitada por personajes famosos de la política, el deporte y el espectáculo, que dejaron testimonio de su paso mediante las fotografías repartidas por todas las paredes.

Los chocolates, facturas, masas y pan son un manjar.

La citada panadería es parada obligada de los medios de transporte de pasajeros que unen Río Grande con Ushuaia.

Recuerdo que Tolhuin se hizo conocer en nuestro país por dos circunstancias distintas entre sí: por un lado la “rebelión ciudadana” por los altísimos sueldos que se habían impuesto las autoridades municipales y por otra parte por la cruzada para instalar una fábrica de dulces caseros que gestionarían los alumnos de la escuela y que fue llevada a cabo por el programa televisivo “Sorpresa y media”.

En Tolhuin y a orillas del Lago Fagnano, se construyeron y estimo, se estarán construyendo, complejos de cabañas para turismo, ya que se encuentra equidistante de las dos ciudades de la Tierra de Fuego. Además de los turistas provenientes del continente, es ideal para el miniturismo de los isleños.

El Fagnano corre de este a oeste, atravesando la isla en territorio nacional y en territorio chileno.

Desde sus costas se obtienen magníficas vistas paisajísticas y se practican la pesca y la navegación.

Sobre la RN 3 y con vista al lago se encuentra un hotel que ahora está privatizado y que otrora pertenecía al ACA, llamada “Kaikén”.

Invité a mi hijo a visitar el bar de hotel, en el cual hicimos noche en el ACA tour mencionado al principio del relato, y no puedo negar que el hecho de estar ahora sentado frente al ventanal que da sobre el lago, compartiendo con él un café en el mismo lugar que lo había hecho con su madre, apenas casados, disparó en mí pensamientos que inevitablemente llevaban a un rápido balance sobre los tiempos vividos, la familia formada y porque no, tomar conciencia que “me estoy poniendo un poco más viejo”. Una sensación extraña y muy linda, que me hubiera gustado compartir con mi esposa en ese momento.

Otra vez al camino, siempre rumbo sur, para transitar el tramo más hermoso de la ruta 3. A ambos lados de la ruta aparecen los aserraderos, los bosques de lengas y las vistas del lago a nuestra derecha, en un terreno que poco a poco va logrando mayor altura.

Se comienza a ascender hasta alcanzar la cota máxima en el paso Garibaldi. Un monolito lo señala y, si el clima lo permite, se podrán tomar esas fotos que ampliadas embellecen cualquier ambiente.

Desde el mirador se tiene inmediatamente abajo el lago Escondido y hacia el norte, a lo lejos, se divisa el Fagnano.

PASO GARIBALDI - Lago ESCONDIDO (Hostería Petrel a la derecha)- Al fondo Lago FAGNANO - RN 3 

Sobre la costa del Escondido existe la hostería y complejo de cabañas “Petrel”, que no visité, pero que indudablemente se construyeron en un soberbio entorno de belleza natural.

En el Garibaldi puede obtenerse una vista estupenda o toparse con las nubes que no permiten ver más allá del paragolpes, puede haber poco viento o sentir que el mismo es tan fuerte que cuesta caminar derecho.

Hasta el 2001 el camino en este tramo era de ripio y bastante ancho, todo lo contrario a como estaba en el 85. No sé si actualmente está asfaltado.

Me comentó gente de la zona, no sé si será verdad, que unos cuantos años atrás y sobre todo en invierno, era muy difícil trasponer el Garibaldi con camiones y que existían choferes cuya especialidad era hacerse cargo de los vehículos para cruzarlos (similar a lo que hacen los Prácticos con los buques en el Río de la Plata).

Luego de este viaje y por razones laborales, tuve la suerte de viajar a la Isla (siempre vía aérea) en cinco oportunidades más, pudiendo apreciar estos parajes maravillosos en las cuatro estaciones. Créame el lector, que son totalmente distintos en cada una de ellas y que, gozando de buen tiempo, una de las tareas más difíciles que alguien podría encomendarme sería elegir cuando son más lindos.

Transpuesto el paso, el camino de cornisa comienza a descender y a la altura de Rancho Hambre (desvío de la Ruta complementaria J que conduce a Puerto Almanza, Harberton y Moat) comenzaba el asfalto.

Enseguida aparece el Centro de esquí alpino de “Cerro Castor”, moderno y con excelentes pistas, que pude disfrutar un fin de semana en ocasión de viajar por trabajo.

En estas latitudes las montañas se encuentran a muy baja altura sobre el nivel del mar y la nieve no falta.

Se suceden luego los valles y refugios en los cuales se practica el esquí de fondo y los paseos en motos de nieve y en trineos arrastrados por perros. Los refugios reciben los nombres de “Haruwen”, “Las Cotorras”, Hostería “Tierra Mayor”, Valle “de los Huskies”, refugio “Akeaata – Altos del Valle”.

En verano algunos de estos valles son puerta de ingreso para hacer trekking a la Laguna Esmeralda, Glaciar del Albino y zona del cerro Alvear, por citar algunos.

Luego, cada vez más cerca de Ushuaia, la ruta pasa por la base del Monte Olivia, el más alto de la Isla cuya cima conquistara el sacerdote turinés Alberto De Agostini.

Recomiendo ver el video que filmara el alpinista Walter Bonatti visitando los lugares de la Patagonia argentina – chilena visitados a partir de la década del 30 por el mencionado religioso.

Aproximadamente a las 18 hs, la magnífica vista del Canal de Beagle nos daba la bienvenida a la “bahía que penetra al oeste”, conforme los indígenas yámanas designaban la zona que nosotros llamamos Ushuaia.

USHUAIA VISTA DESDE LA VENTANILLA DEL AVION (2001)

La ciudad está a orillas del canal de Beagle y para los viajeros que acceden vía aérea, la vista desde el aire cuando el avión hace la aproximación sobrevolando el canal y girando con vista hacia la ciudad y la cadena del Martial (que está a sus espaldas), será inolvidable.

Atrás ] Principal ] Arriba ] Siguiente ]